¿Qué preguntas debería hacerse en la negociación del contrato y qué disposiciones debería revisar? Para esta discusión, supongamos nuevamente que usted es un artista que negocia la representación de una galería. Asegúrese de saber lo que quiere antes de iniciar la negociación. Una buena forma de comenzar ese proceso es, simplemente, Hacer una lista.

Hacer su lista de verificación

Su lista debe constar de preguntas relacionadas con las responsabilidades tanto de usted como de la galería. Trate de recorrer toda la relación y el proceso de principio a fin. Si la galería te representa, ¿qué hacen? ¿Recibirás una exposición individual o una exposición grupal? ¿Necesito crear un nuevo trabajo? ¿Cuándo debo completar el trabajo y cómo lo entrego? Cree esta lista a lo largo del tiempo, no la noche anterior a su reunión de negociación. Trate de tener una respuesta a tantas preguntas como sea posible. No todos los elementos deben estar en el contrato, pero una vez que lo firme, será demasiado tarde para agregar algo para que la pérdida sea lo más completa posible. De lo contrario, es posible que no tenga ningún recurso si surgen problemas entre usted y la galería. También hay un aspecto psicológico; la galería lo tomará mucho más en serio si se sienta preparado a la mesa, lo que le facilitará la negociación de cambios en los términos. Aquí hay algunas preguntas adicionales que podría considerar:

  • ¿Con qué frecuencia se mostrará mi trabajo?
  • ¿El contrato es para toda mi serie o solo para ciertas piezas?
  • ¿Cuántas piezas necesito?
  • ¿Quién es el responsable de enmarcar o enviar las piezas?
  • ¿La obra se mostrará solo en la galería o ferias de arte?
  • ¿La relación es exclusiva o puedo mostrarla en otras galerías?
  • ¿Qué tipo de marketing hará la galería? ¿Estoy incluido en su sitio web?
  • ¿Qué pasa si vendo una pieza en lugar de la galería?
  • ¿Qué hará la galería para promocionar mi trabajo durante los momentos en que no se exponga?
  • ¿Quién determinará el aspecto y el diseño de la exposición: la galería, usted o ambos?
  • ¿Quién asegura el arte? (Generalmente, la galería es responsable del arte mientras está en sus instalaciones, pero ¿qué pasa si se daña durante el transporte?)
  • ¿Cuáles serán los precios de venta y cómo se determinan?

Conozca la línea de tiempo

También es necesario analizar la duración de la relación. Para los artistas nuevos, la representación de la galería suele ser de tres meses a un año. Si bien un año de representación puede ser muy lucrativo, también puede parecer insoportablemente largo si no está satisfecho con cómo van las cosas. ¿Qué pasa si tu trabajo no se vende o la galería no te promociona con éxito? Para limitar el potencial negativo, considere agregar una “cláusula de escape” al contrato, que le permitirá romperlo si no se cumplen ciertas condiciones. Las cláusulas de escape deben basarse en números medibles, no en una abstracción. Una cláusula de escape típica podría decir que si no se generan ventas en 6 meses, cualquiera de las partes puede romper el contrato.

Consejos de negociación de contratos para artistas visuales | Revista de negocios de arte

¡No dude en hablar sobre estas cláusulas con la galería para garantizar su comodidad en el trato!

Cláusulas de escape

Sin embargo, no confunda las cláusulas de escape con Incumplimiento de contrato por incumplimiento. Si no hay ventas en 6 meses, es posible que la galería no haya hecho nada malo; simplemente no están vendiendo su trabajo. Y, por lo tanto, es posible que desee pasar a otra galería, lo que la cláusula de escape le permite hacer. Un incumplimiento de contrato significa que los términos enumerados en el contrato no fueron cumplidos por una de las partes, lo cual es una causa de acción legal por la cual usted podría demandar.

Conozca su precio

La pregunta más importante es cuánto dinero recibe de cada venta. En una configuración de galería, evite decirle a la galería cuánto desea. Eso deja a la galería libre para marcar la cantidad que desee y embolsarse la diferencia. Por lo general, las ventas se dividen al cincuenta por ciento, pero tenga en cuenta que el artista puede ser responsable de los costos de producción y encuadre. Eso puede requerir un desembolso inicial antes de cualquier venta. Si eso es un problema, es posible que pueda negociar un trato diferente, donde la galería obtiene un porcentaje más alto pero establece los costos iniciales. Para obtener más información sobre precios, lea nuestro artículo: Precios de obras de arte con la tabla de precios de arte contemporáneo de Borbay.

Aprende el lenguaje

En cualquier contrato hay términos estándar que las personas que no son abogados encuentran difíciles de entender o que no se dan cuenta de que también son negociables. Primero, suele haber una sección llamada Representación y garantías que dice que cada lado ha hecho declaraciones que se consideran fácticas, como que el artista creó las obras y es propietario de los derechos de autor. Junto con esa cláusula, suele haber una Cláusula de indemnización, que establece que si el artista incumple el acuerdo o se hace una declaración falsa, el artista pagará los costos legales incurridos por la galería. Pero asegúrese de que esto sea en ambos sentidos, y que la cláusula no sea unilateral, lo que permite que la galería incumpla y no pague los honorarios legales del artista.

Los contratos también tendrán términos con respecto a la capacidad de ceder o vender el contrato a otras personas, así como términos de divisibilidad (ruptura del contrato), hacer enmiendas y que el presente contrato anula cualquier acuerdo anterior. Estos suelen ser similares en la mayoría de los contratos, pero también léalos detenidamente para asegurarse de que no sean unilaterales.

Leer la letra pequeña

Por último, lea atentamente las secciones sobre ley aplicable, jurisdicción o arbitraje. Por lo general, estas cláusulas se redactarán a favor de la parte que redactó el contrato. Por ejemplo, suponga que es un artista que vive en Miami y que la galería está en la ciudad de Nueva York. Las cláusulas de Ley y Jurisdicción pueden requerir que ambas partes se sometan a las Leyes del Estado de Nueva York, que las demandas se llevarán a cabo en los Tribunales Federales o del Estado de Nueva York y que el artista renuncia al derecho de cambiar la ubicación. Eso significa que una demanda que podría llevarse a cabo en el Tribunal del Condado de Miami Dade de Florida se llevaría a cabo en Nueva York, requiriendo que el artista contrate a un abogado en Nueva York y viaje a Nueva York por su propia cuenta. Es posible que desee negociar ese término para que ciertas instancias permitan que las demandas se realicen en Florida. De manera similar, una cláusula de arbitraje / mediación requiere que ambas partes contraten a un mediador para ayudar a las partes a llegar a un acuerdo, antes de que se pueda entablar una demanda. El arbitraje es algo bueno y generalmente ayuda a evitar demandas, pero la cláusula también puede especificar la ubicación, lo que puede ser desfavorable para usted. También puede renegociar esos términos.

Esta lista es un poco exhaustiva, pero es de esperar que proporcione alguna orientación sobre cómo manejar una negociación, pero recuerde que es probable que esté tratando con empresas o abogados que son negociadores experimentados, por lo que siempre es mejor tener un abogado con usted. Si eso no es posible, por lo menos, haga que un abogado revise el contrato final antes de firmarlo.

¿Tiene algún consejo sobre la negociación de contratos? ¡Comentario!

Steve Schlackman
Steve Schlackman

Como fotógrafo y abogado de patentes con experiencia en marketing, Steve tiene una perspectiva única sobre el arte, el derecho y los negocios. Actualmente se desempeña como Director de Producto en Artrepreneur. Puede encontrar su fotografía en artrepreneur.com o en Fremin Gallery en Nueva York.

Contáctenos

Dirección: Programas de subvenciones 1145 17th Street NW
Teléfono: 888-557-4450
Email: [correo electrónico protegido]
Soporte: EngoTheme

Suscribite al newsletter

Suscríbase a nuestro boletín para recibir actualizaciones.